viernes, 3 de mayo de 2019

Grado de conciencia

Me llama mucho la atención el aprendizaje, en general. Es decir, el aprendizaje humano. No me interesa la enseñanza, sino el aprendizaje. No me interesa enseñar, sino aprender. ¿Me interesa aprender a enseñar? Si el gremio magisterial tradicional pretende monopolizar la enseñanza, entonces no me interesa aprender a enseñar. Me interesa enseñarme a aprender: me interesa darme lecciones a mí mismo sobre el aprendizaje y sobre la metacognición. Intento ser un perenne aprendiz.

No me interesa la educación entendida como certificación porque –precisamente– no certifica la destreza, sino participa en simulaciones.

Por el contrario, si por educación se entiende enseñar a pensar y aprender a pensar, entonces sí estoy interesado en la educación entendida como los esfuerzos en una comunidad cooperativa de indagación.

Entre los primeros hallazgos básicos sobre la acción de pensar está la distinción entre tres elementos con estructuras cognitivas diferentes entre sí: dato, información y conocimiento. El año pasado mencioné más sobre esa distinción en la publicación: Re-Educación versus Rezagos.

Quizá el grado de conciencia sobre esa distinción marque drásticamente la diferencia en resultados entre diferentes iniciativas de «cambio cultural» para lograr esa deseada «transformación digital» en muchas organizaciones.

sábado, 16 de marzo de 2019

Teorías y Prácticas

Si de caminar se trata, entonces la pierna izquierda no es lo mismo que la pierna derecha, pero lo que sí es lo mismo es la importancia de cada una, si de caminar se trata. Asimismo, el pensar y el actuar no son lo mismo. Lo que sí es lo mismo es la importancia de cada facultad, si de vivir se trata.

La aptitud para pensar es tan importante como la aptitud para actuar: la calidad de una afecta a la otra. Un pensar bien logrado tiene su formulación como teoría. Un actuar bien logrado culmina en práctica. La calidad teórica y la calidad práctica, ambas, tienen la misma importancia.

Calidad teórica y calidad práctica

Ahora, si se trata no sólo de vivir por vivir, sino de vivir mejor, entonces el asunto requiere evaluar ambas, tanto la calidad teórica como la calidad práctica. No toda teoría es igual; hay teorías mejores que otras. Igualmente, no toda práctica es igual; hay prácticas mejores que otras. Hay personas que viven mucho mejor que otras en determinado ámbito o en determinada combinación de ámbitos (la vida humana tiene muchos ámbitos; por ejemplo, el ámbito personal, sexual, emocional, sentimental, religioso, familiar, laboral, social, cultural, profesional, económico, político, geográfico, histórico, etc.).

Una práctica y una teoría, como objetos singulares, tienen propiedades que determinan su calidad. Algunas de esas propiedades se encuentran en ambos objetos; por ejemplo, su esquema. El esquema es aquello que delimita una determinada teoría o práctica; es el bastidor conceptual dentro del cual ocurre tal teoría o práctica, es aquello que configura sus límites, es su estructura. Así, la calidad de una práctica o una teoría, en parte, se debe a la calidad de su correspondiente esquema. El dicho «No se le puede pedir peras al olmo» se aplicaría al caso en que los efectos de una teoría o práctica son evaluados por fuera de su correspondiente esquema.

En ocasiones, mejorar la calidad de una práctica o de una teoría requiere muchas horas para ensayarla repetidamente hasta lograr un siguiente nivel en las destrezas involucradas; y dentro de los límites de su correspondiente esquema. En otras ocasiones, «no se le puede pedir peras al olmo»: la mejora no requiere repetir, sino reemplazar dicho esquema por uno más adecuado o más amplio.

La siguiente lista de guías —que refiere diferentes esquemas conceptuales— puede servir en la búsqueda de esquemas más adecuados o más amplios:

Guía para el desarrollo del pensamiento fáctico.

Guía para el desarrollo del pensamiento emocional.

Guía para el desarrollo del pensamiento crítico.

Guía para el desarrollo del pensamiento optimista.

Guía para el desarrollo del pensamiento creativo.

Guía para el desarrollo del pensamiento metacognitivo.

lunes, 4 de febrero de 2019

¿Español o Castellano?

El lenguaje articulado es una característica de la especie humana. No todas las lenguas humanas tienen expresión escrita, por lo que la expresión oral representa el uso más habitual de lenguaje articulado. ¿No acaso es una dicha contar con al menos un lenguaje e indagar un poco más del mismo? Conocer un lenguaje humano conlleva conocer un complejo sociocultural que es muy difícil de abarcar en su totalidad.

Primero, ¿cuál es el nombre del lenguaje en estas oraciones escritas? ¿Español o Castellano?

Pensé que el idioma español no sólo refiere al español castellano, sino que también hay español gallego, español catalán/valenciano, español aranés, español euskera. Pero eso sólo tendría sentido si quisiera decir que todos los idiomas hablados en el territorio de España también se agrupan en la categoría del idioma español. Eso deja de tener sentido si considero la distinción entre España, como país, y Español, como el nombre del lenguaje (son dos cosas diferentes, claro). En el territorio del país, España, se hablan muchos idiomas además del castellano. Y como el castellano se habla en muchos otros países del mundo, entonces éste se ha identificado como el idioma llamado Español. Por lo que no hay necesidad de complicarse de más al intentar distinguir entre español castellano, español castellano argentino, español castellano mexicano, etc., sino que basta con asumir que español y castellano es lo mismo como nombre del idioma. Además, no he encontrado evidencia de que los catalanes, o los del País Vasco, tengan preferencia alguna por anexar la palabra ‘español’ al nombre de su idioma.

Segundo, dada la aclaración anterior, ya puedo pasar a otras distinciones relevantes: una cosa es «saber hablar español», otra cosa es «saber leer español» y otra muy distinta es «saber escribir español». ¡Hay mucho español por aprender! Por fortuna, a la fecha, hay 23 países con una academia oficial dedicada al estudio y a la reflexión sobre el idioma español: Asociación de Academias de la Lengua Española.